Terapia Flores de Bach Junio 2014

Durante Junio horarios de atención de terapias florales:

Martes 9:30 hrs a 20:00 hrs
Jueves 9:30 hrs a 20:00 hrs
Viernes 16:00 hrs a 21:00 hrs
Sábados 9:30 hrs a 14:00 hrs.

Terapia Floral

Para atenciones y tratamientos de terapias florales atendemos en nuestra consulta ubicada a pasos de estación metro Manuel Montt.

Tratamientos para adultos, niños, adolescentes y estudiantes:
Depresiones, autoestima, temores, soledad, déficit atencional, indecisión, angustias

Para mayor información escríbanos a
consultas@terapiasflorales.cl
Solicite su hora al 09-94494026

Sistema Filosófico y Terapéutico de Edward Bach


Edward Bach era un médico galés que descubrió el sistema de remedios florales que lleva su nombre, cuando murió en 1936 su sistema ya estaba completo.
La concepción filosófica de Bach es una concepción universal del alma. Todos estamos inmersos en una fuerza vital: Dios, Universo, Naturaleza Superior, Fuerza Creadora, Principio Universal de la Vida, que nos rodea, nos pertenece y nos constituye.
Hay dos elementos en cada uno de nosotros, dice Bach, el Alma que es nuestra esencia, nuestro núcleo que es inmortal por ser parte de esa energía universal, y nuestra Personalidad, que es temporal y material. Ambas tienen que estar en armonía. Ésta es una concepción holística del ser humano que los astrólogos compartimos, que es en este planeta, solo una parte dentro de un Todo más amplio.
El Alma sabe para que ha venido cada uno de nosotros a este mundo, y que no es solamente para comer, beber, dormir, sexo y posesiones.
Si la Personalidad no está conectada con este saber, actuará equivocadamente respecto a esta unicidad o armonía.
Si la Personalidad no acepta la existencia del Alma, la persona presentará desequilibrio, disociación y hasta puede llegar a destruirse.
Si la Personalidad se sintoniza con El Alma, va a acercarse a las cualidades arquetípicas del ser humana (relacionadas también con los símbolos astrológicos), vinculándose con el Ser Superior.
Si se produce una colisión con esa armonía, se rompe esa corriente energética positiva, esa sintonía entre el Alma y la Personalidad, y aparecen los opuestos: egoísmo, ignorancia, inseguridad, malestar, infelicidad, desequilibrio, soberbia, odio, crueldad: es decir los aspectos negativos del ser humano, y así se da la enfermedad, que tarde o temprano se manifestará en el cuerpo.
Los síntomas de ese desequilibrio son los 38 estados inarmónicos definidos por Bach.


Según Edward Bach:
Paracelso y Hahnemannn nos enseñaron a no prestar demasiada atención a los detalles de la enfermedad, pero sí a tratar la personalidad, el interior del hombre, a darnos cuenta de que si nuestra naturaleza espiritual y psíquica están en armonía, la enfermedad desaparece.